sábado, 17 de septiembre de 2011

Siete


Siete ese día se levantó más nervioso y excitado de lo que nunca antes había estado. "Sí señor, hoy es un día importante", se dijo a si mismo. Lo primero que hizo fue dirigirse a su guardarropa para escoger cómo iba a vestirse; el "Arial" era demasiado formal para la ocasión,  el "Times New Roman" estaba muy visto, el "Comic-Sans" era demasiado informal...finalmente se decidió por su última adquisición el "Linux Libertine": personal y con estilo. En todo caso, prefería definitivamente cualquiera de sus nuevos aspectos a aquellos pesados trajes de la época de los romanos "con uves y palotes" con los que además casí no se distinguía de "seis" y de "ocho".

Siete no recordaba la última vez que había estado tan ilusionado ante un nuevo trabajo. Bueno, recordaba bien su presentación estelar en "Los siete enanitos" (siempre le agradecería a Walt su elección), y desde luego, no podía negar que para la mayor parte de la gente él era "el de los días de la semana",  para los poéticos "el de los colores del arco iris", para los cinéfilos "el de siete novias para siete hermanos" y para cinéfilos más modernos "seven"; él se reconocía como  "el de la suerte" para los supersticiosos, así como "el de los siete pecados capitales" para los religiosos, e incluso, "el de las Sinfonías de Beethoven" para los incultos; en cualquier caso, siete siempre era bien recibido, bueno... ¡menos en los pantalones!

Pero todo aquello pertenecía al pasado, hoy siete iba a ser presentado con la Orquestra de Frautas de Galicia y además en formato digital y no con aquellas sucias tintas de tiempos pretéritos. Siete había oído hablar mucho de la OFG a sus hermanos mayores: "uno", "dos", "tres", "cuatro", "cinco" y "seis". Les había oído contar del nacimiento de la OFG, de sus conciertos, de la cantidad de flautistas que habían conocido, de los buenos momentos pasados, de su blog y sobre todo ¡de su música!. Siete les había oído todas aquellas historias a sus hermanos mayores pero él nunca creyó que podría llegar a disfrutarlas. Sin embargo se había equivocado y ahí estaba él: "La Orquestra de Frautas de Galicia comienza su temporada número siete: siete, como las siete notas musicales".

Siete estaba emocionado porque no podía llegar a imaginarse todas las nuevas vivencias que iba a disfrutar con la orquesta: se hablaba de nuevos conciertos, se imaginaba que iba a conocer por fin a los flautistas OFG y seguro que a algún nuevo flautista; incluso se hablaba que a lo mejor había una nueva contrabajista. Se veía a si mismo con su estilada apariencia "linux-libertine" ni más ni menos que en ese blog que tantas veces había visitado. Siete elucubraba sobre que programa de concierto escucharía, sobre si Salva en persona parecería más alto o más bajo y sobre si la famosa flauta contrabaja realmente no tendría un compresor disimulado.

Si señor, hoy era su gran momento. Siete iba a ser presentado como el protagonista de toda la nueva temporada de la Orquestra de Frautas de Galicia.

Siete ya estaba cansado de la petulancia de su hermano mayor que siempre presumía de ser el primero, y de la rivalidad musical con su hermano cinco que era "el del pentagrama", de la poca personalidad de su hermano dos, que ya se sabe que" no hay dos sin tres"; también estaba cansado de las fanfarronadas de su hermano cuatrero y desde luego lo mejor que había hecho el barrigudo seis hasta el momento había sido la temporada pasada con la OFG.

Desde luego..., pensó siete mientras recolocaba por enésima vez su característico trazo horizontal, "sí, a partir de ahora todo el mundo va a recordarme por esta temporada con la Orquestra de Frautas de Galicia.  ¡Qué gracia, "Frautas" y "Galicia" tienen siete letras!,...definitivamente va a ser una temporada que nos va a llevar al séptimo cielo.


6 comentarios:

Daniel Borja dijo...

Sólo espero que el Premio Hans Christian Andersen no nos lleve a este flautista que, como el del cuento, nos está atrapando con su buen hacer en la OFG. Que resulte una temporada muy, muy provechosa!

Flût'azimut dijo...

¡Enhorabuena Pablo por este nuevo cuento! Ojalá planee ese aura de magia sobre la temporada! Y sino, entre todos seguro que la alcanzamos!
¡A disfrutarla! ¡Y que sea pronto que ya me tarda!

Cristina dijo...

Pues yo me siento como Siete, nerviosa y deseando empezar! Una vez más, genial el cuento, Pablo. Nos vemos pronto!

Iván dijo...

Enhorabuena OFG! y a seguir por el mismo camino otros 7 años más. No estamos sobrados de proyectos verdaderos, desinteresados...bueno desinteresados no, corrijo: interesados pero en disfrutar y hacer disfrutar con la música, en aprender y divulgar, en la relación humana, musical: creo que ese es el interés que también nos debe mover en la Banda Infantil

salva dijo...

Como no va funcionar la O.F.G. con un creador y trabajor como tú.
Con alguien con esa ilusión, cualquier proyecto sale adelante.
Ahí estamos.

Un abrazo

Salva

Galicia turismo dijo...

Felicitaciones!! Siete y los que falta... extraordiario proyecto.

saludos!