lunes, 2 de junio de 2014

Un concierto emotivo



La Orquestra de Frautas de Galicia ofreció ayer, 1 de junio de 2014, un concierto que podemos calificar de emotivo. 

La orquesta presentó un programa de gran interés musical. En este programa pudimos disfrutar del Pasacaglia de Haendel que según los comentarios posteriores fue una de las piezas que más gusto; también estuvo presente Mozart con su Laudate y con la interpretación de gran calidad y gusto de Gorka Espasa como solista. Después llegó el turno de un hiperconocido Canon de Pachelbel, que algunos querrían volver a escuchar nuevamente como me comentó al final el padre de una flautista OFG. También volvería a ser un placer escuchar nuevamente a Silvia como solista con su Orpheo lleno de matices y delicadeza. Este programa tan emotivo nos trajo también música española de la mano de Granados que curiosamente compuso una Danza Oriental aunque con un innegable regusto español.

Es sabido que cuando recordamos una música normalmente recordamos su melodía, pues bien, en algunos caso muy especiales cuando recordamos una película también recordamos sus melodías y éste es el caso de la película "Los chicos del coro" que ayer también tuvo su momento especial y delicado en el programa de la OFG. La Orquesta finalizaba su concierto con un pasodoble animado y castizo con unos sorprendentes juegos contrapuntísticos; pero digo finalizaba y no finalizó porque después del cálido aplauso del público al final del concierto, la orquesta ofreció como bis una canción serbia muy melódica (Ajde Jano) con un vibrante ritmo en 7/8.

Una de las cuestiones a destacar, es que el director de nuestra OFG, Salvador Espasa, en esta ocasión no ejerció como director al uso ya que tocó también la flauta asumiendo además la labor de director/concertino desde su propia silla. El hecho de prescindir de la figura del director fue posible gracias a un gran trabajo previo de ensayo y a un alto nivel de concentración de toda la orquesta durante el concierto. Esto, sin duda, supone un nivel de dificultad añadido pero que a cambio contribuyó a crear un ambiente de mayor atención y concentración en la propia música y a crear ese concierto emotivo que deciamos al principio. 

Con el concierto de ayer la OFG despedía su novena temporada, como tiene que ser con música y un concierto. Durante el verano como siempre, tanto los flautistas como este mismo blog combinaremos música y descanso.

Muchas gracias a todas las personas que ayer vinisteis al concierto para disfrutar con nosotros de este día  y también, nos alegramos especialmente de volver a ver a Cécile.

1 comentario:

Daniel Borja dijo...

Hasta Shostakovich, y más allá!!

(Disculpad esta pequeña falta de seriedad)

Felicidades OFG por esta temporada finalizada!
A lo largo de la historia algún que otro músico pensó que después de la novena no podría llegar una décima. Se trataba de sinfonías, pero por si alguien buscase semejanzas os animo a proseguir hasta las quince de Shostakovich, y más allá!!